Estudiar idiomas de forma autodidáctica

Llega septiembre y seguramente muchos de vosotros os planteáis recuperar un idioma o empezar a estudiar idiomas de forma auto-didáctica (porque tenéis unos horarios incompatibles con las academias, porque os es más práctico así, por el dinero, por lo que sea). Así que hoy os presento algunos consejos y reflexiones al respecto, para ayudaros a tiraros a la piscina. ¡Vamos!

  • No todo el mundo está hecho para ser autodidacta.

Estudiar por tu cuenta es duro. Hacen falta muchísima voluntad y organización. Sé sincero/a contigo mismo/a. Siempre puedes probarlo, pero si no funciona no te frustres y busca una alternativa para aprender idiomas.

  • Hazte un horario.

Es importante marcarte unos horarios tan fijos como sea posible para dedicarlos al estudio del idioma en sí. Por más raros que sean tus horarios, seguro que encuentras algunas horas que puedes guardarte cada semana. A malas, lo que recomiendo es marcarse un número concreto de horas semanales pero es un poco complicado y a menudo llega el domingo y ¡a correr! Tómatelo como unas clases oficiales y no te las saltes por cualquier cosa (ni hacer la compra, ni la lavadora, ni una cerveza. Estás haciendo clases). El nombre de horas depende de la motivación, la necesidad y el tiempo que tenga uno mismo, pero menos de dos horas semanales de estudio no sirven de mucho.

  • Márcate objetivos.

¿Por qué quieres aprender este idioma? ¿Por un título? ¿Por placer? ¿Porque te quieres ir a vivir a algún otro lugar? ¿Con cuántos meses/años quieres llegar al nivel que te propones? Sé realista, que tampoco hace falta frustrarse. Si sigues un libro, márcate unos objetivos cada X semanas o meses y ve replanteándolos. Al principio cuesta un poco y solemos infravalorarnos o sobrevalorarnos, pero con el tiempo vamos viendo qué somos (y qué no somos) capaces de hacer.

  • El aprendizaje de un idioma se divide en tiempo de estudio y tiempo de práctica.

Me encuentro a menudo con alumnos que se quejan que no avanzan. Siempre les pregunto qué hacen fuera de clase. «Nada» suele ser la respuesta. Tan solo dedicando dos, tres o cuatro horas a la semana a un idioma es altamente improbable llegar a tener un buen nivel. Estas horas, a las que antes he llamado «horas de estudio», son las que tienes que dedicar a aprender la parte teórica del idioma. El resto de la semana tienes que buscar momentos para el tiempo de práctica. No te estreses, vamos paso a paso.

  • Tiempo de estudio. Invierte algo de dinero en un buen libro que combine una parte más teórica con una parte más práctica (y con soluciones, que supongo que no hacía falta decirlo pero…). Además, la red está llena, llenísima, de recursos que puedes usar, ya sea gratis o pagando un poco: cursos, ejercicios, vídeos y audios, fórums, actividades más lúdicas, etc. Si aún así no quieres tirar de libro ni seguir un curso concreto, busca el índice de algún libro de tu nivel (o de algún curso online) y hazte un poco de pauta de los temas a tratar, para no ir saltando de una cosa a la otra sin sentido.
  • Tiempo de práctica. Tanto si decides estudiar idiomas de forma autodidacta como si lo haces a través de una academia o profesor particular, el tema de la inmersión lingüística es esencial. Tienes que estar en contacto constante con el idioma para que el cerebro la vaya interiorizando. Depende de como de minoritario sea el idioma que eliges, más difícil será este paso. Pero en la era de la información nada es imposible. Cosas que puedes hacer para sumergirte en el idioma:

– Cambiar la lengua del móvil, del ordenador, del correo electrónico, redes sociales, etc.

– Ver programas/películas/series en el idioma (dependiendo del idioma, puedes buscar los programas doblados, no hace falta que sean en VO, que quizás limita más el abanico de posibilidades)

– Escuchar la radio en la lengua que estudies (y lo puedes hacer en cualquier sitio)

– Buscar algún grupo de música que cante en ese idioma (y escucharlo mucho, y buscar lo que significan las letras, y volverlo a escuchar mucho)

– Leer la prensa (si ya te has informado en tu idioma, después no te va a costar tanto entender si lo lees en otra lengua)

– Buscar alguien con quien hablar el idioma (si no conoces a nadie en persona Internet, de nuevo, te abre muchas puertas)

– Busca aplicaciones en el móvil para poder practicar durante los ratos muertos.

  • Busca la motivación.

Es, seguramente, el punto más importante, sobretodo si quieres estudiar idiomas de forma auto-didáctica. Si no estás motivado, no lo vas a hacer. Solemos empezar muy motivados y la motivación va disminuyendo. ¿Qué aficiones tienes? ¿Qué te gusta? Busca el enlace entre esto y el idioma que quieres aprender. Por ejemplo: si te gusta el ganchillo y quieres aprender inglés, puedes buscar tutoriales en esta lengua; si te gusta la cocina y quieres aprender japonés, puedes buscar programas de la televisión japonesa o recetas en este idioma.

Lo que más motiva de aprender un idioma es cuando ves que te puedes comunicar, así que busca todas las posibilidades en este sentido; si tienes la necesidad de comunicarte, lo aprenderás seguro.

  • Si te cuesta, busca soporte.

Busca algún amigo que también quiera estudiar idiomas de forma auto-didáctica y daros soporte mutuo quedad de vez en cuando (online o cara a cara), consultados dudas o subidos los ánimos cuando os sintáis abatidos.

Comparteix:
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *